Mauro quiso ver la luz del mundo antes de tiempo, por este motivo hubo que planificar la sesión en un día que no teníamos previsto… y fue posible!… lo que más recuerdo es ver al pequeñin sin parar de comer, a su madre mirándome y diciéndome “no para”, pero seguimos avanzando dentro de la lentitud de este tipo de fotografía…me ha encantado conocer a unos papis con esa disposición de tener un recuerdo para toda la vida de su precioso bebé. Muchas gracias por vuestra confianza en mi, por ayudarme tanto y por hacerme pasar una mañana tan feliz…

_MG_0638_MG_0613_MG_0599_MG_0594_MG_0581     _MG_0634 _MG_0610_MG_0636